MBATOVI S.R.L. La Empresa.

Fue constituida en setiembre de 2005 por Jacinto Santa María y Marta González Ayala; quienes al adquirir una propiedad en la serranía de Paraguarí, quedaron maravillados por la belleza paisajística y la diversidad biológica del lugar y decidieron que ese espacio debía ser conservado y compartido con la gente. Así comenzó el sueño que hoy, convertido en realidad, se llama Eco-reserva Mbatoví.
Luego de implementar el área protegida, para permitir su explotación turística los propietarios realizaron una importante inversión, dotando a la Reserva de una exclusiva infraestructura concebida con profundo respeto por la naturaleza, con altos estándares internacionales de seguridad.

La Empresa se ha impuesto como MISIÓN: “Conservar la naturaleza y hacer que la gente se sienta bien disfrutando responsablemente de ella; generando al mismo tiempo beneficios para la empresa y para la comunidad, que permitan demostrar que conservar la naturaleza puede ser económica, social y ambientalmente, mucho más conveniente que destruirla”.
La VISIÓN de Mbatovi es la de “Ser siempre el mejor parque de ecoaventura del Paraguay”.

La ESTRATEGIA de la Empresa está basada en la “Teoría del Océano Azul” de W. Chan Kim y Renée Mauborgne. Esta estrategia consiste en generar, por medio de la innovación, un producto diferente a los que se ofrecen en el mercado; generando y captando una nueva demanda y creando al mismo tiempo un nuevo espacio de mercado en donde no existe competencia; alineando todas las actividades de la organización y procurando la máxima eficiencia. Dentro de este marco, Mbatovi SRL ha centrado su actividad en la conservación de la naturaleza, y el aprovechamiento sostenible de la misma para ofrecer, con un enfoque no tradicional, actividades de ecoaventura, outdoor training para empresas y educación ambiental.

POLÌTICA DE COMPLEMENTACIÓN Y NO COMPETENCIA CON LOS VECINOS: La empresa no cuenta con hotel, ni servicio de comidas; tampoco ofrece servicios de camping ni cuenta con cabañas para alquilar, porque prefiere que esas actividades sean ofrecidas por establecimientos vecinos, con los cuales trabaja dentro de un mecanismo de complementación y no competencia. Dentro de este marco, se genera un mecanismo de sinergia inducida en ambos sentidos, dentro del cual las empresas de la zona pueden coexistir, crecer y potenciarse recíprocamente.